Septiembre 2016 VEGAP

Antonio Fraguas ‘Forges’ habla de #SeguirCreando en la Complutense

Forges estuvo el pasado julio en los Encuentros UCM de la Universidad Complutense de Madrid, dentro del curso 'La re-evolución de los derechos intelectuales', y compartió la experiencia de la plataforma #SeguirCreando. A continuación, os dejamos el texto que expuso

Buenas tardes: En mi larga relación con los medios de comunicación voy a efectuar ante Ustedes mi primera crónica periodística real. Es el relato, uno más, de uno de los hechos ciertos que, en la sórdida batalla contra la propiedad intelectual, que, desde siempre, pero especialmente en estos tiempos, se libra en toda suerte de campos de batalla. No esperen imaginación, sólo va a ser el relato puro y duro de una realidad que afecta a muchas personas. Si se calcula que los tabaqueros de Virginia se gastan anualmente una media de 4.000 millones de dólares en propagar en los medios de comunicación la reiterada “noticia”, falsa naturalmente, de que el tabaco es más adictivo que la heroína, haciendo creer así a muchos fumadores que es inútil intentar dejar de fumar… calculemos entonces cuánto dinero se está gastando en el mundo para acabar para siempre con esos reductos de libertad que se llaman Propiedad Intelectual y Derechos de Autor… cuánto dinero y cuántas maniobras orquestales en la impunidad se efectúan, repito cuántas, dentro de la demolición sistemática del Estado del Bienestar a que estamos sometidos el estado llano… ¿Pasará esta demolición sistemática del Estado del Bienestar por acallar las voces de los autores, creadores, periodistas, filósofos…intelectuales en general, que son los obligados a denunciar estos desmanes..? Ustedes se preguntarán qué estará pasando para que un humorista dedique su tiempo a hacer de de cronista “serio” de la actualidad. Pues la repuesta es sencilla: cuando los Poderes se dedican a hacer chistes, no ya malos, sino chistes perversos, es nuestro deber, seriamente y como intelectuales, al fin, que somos, poner al Poder en su sitio.

Vida Laboral: 50 años de trabajador, desde los 15 a los 65 y 69 anualidades de cotización a la SS, a causa del pluriempleo a lo largo de mi vida laboral, nunca como dibujante, y sí como religioso pagador de IRPF, por cierto.

Medalla de oro al Mérito en el Trabajo en 2007, año en que me jubilo. 

Se me empieza a abonar mi pensión y nadie me informa desde la SS, como tampoco ha informado nunca a ningún autor jubilado, de ninguna incompatibilidad para que yo no pueda seguir percibiendo mis Derechos de Autor, como desde tiempo inmemorial han hecho, sin problemas, los creadores jubilados españoles.   Como es lógico, los autores, jubilados o no, pagamos el IRPF, que grava tanto nuestras pensiones como los ingresos de Derechos de Autor y de otra clase. Por cierto, debería haber una adecuación legal de las conferencias, seminarios, cursos, etc. que dictan los creadores ¿por qué, para Hacienda, estos actos no generan Derechos de Autor, junto con las colaboraciones radiofónicas o televisivas?. Esperemos que el Estatuto del Autor logre estas justas reivindicaciones.

Desde la ley de la Propiedad Intelectual de 1987, los Derechos de Autor están exentos de IVA, porque el Ministerio de Hacienda no los considera Actividad Económica.

Ni en listado del IAE, ni el RETA existe un epígrafe especial para la Gestión y Explotación de Derechos de Autor.

En el RETA existe un epígrafe, denominado Creación Artística y Literaria, que no tiene nada que ver con la gestión y explotación de Derechos de Autor.

En España, muchas empresas editoriales, muy importantes o no, abonan los Derechos de Autor como Rendimientos de Trabajo en la Clave Fiscal de Actos y Conferencias, y otras en la Clave de Actividades Profesionales. Estas costumbres son motivo constante de enfrentamientos de Hacienda con los autores, ya que los Derechos de Autor ni son Actos y Conferencias, ni son Actividades Profesionales.

La UE, en su Libro Blanco sobre la Jubilación Activa, aconseja a los estados comunitarios la potenciación de la actividad profesional entre los jubilados que lo deseen, con los correspondientes detracciones fiscales a través del correspondiente IRPF, incluso con tramos especiales al alza si fuera necesario, como medio para equilibrar las arcas de las Seguridades Sociales, permitiendo el cobro de sus pensiones.

Volvemos a nuestro caso, aquí los inspeccionados nos enteramos por los subinspectores que nos inspeccionaban, de que el INSS permitía los ingresos de derechos de autor si se renunciaba al 50% de la pensión, en camino a la Jubilación Activa hasta el 100%. Nos enteramos en ese momento, repito, no antes, ya en la inspección, porque en ningún momento se nos informó anteriormente de esta posibilidad, por otra parte injusta, porque al cesar a petición del jubilado en este sistema del 50%, la pensión total que recibiría sería sensiblemente inferior a la que tenía en origen, debido a los años de cotización que entonces le serían computados, para percibir la nueva pensión. 

La obra de cualquier autor en cualquier disciplina artística es “la única herencia con fecha de caducidad del mundo”: según los países, pero más o menos, alrededor de a los 70 años del fallecimiento del creador, sus descendientes pierden el derecho a percibir los Derechos de Autor generados por su ancestro , que pasan a ser de Dominio Público, propiedad del Estado, lo cual no ocurre con cualquier otro bien generado por cualquier otro sujeto heredable. Podríamos decir que, curiosamente, esta la única excepción comunista que permite el capitalismo…  

A finales de 2014 el MEYSS envía a todos, repito, a todos, los jubilados y jubiladas, una carta, firmada por la Ministra Sra. Bañez, informándoles de que gracias al Gobierno al que pertenece, las pensiones aumentarán un 0,25%.

Sin embargo el departamento de la Sra. Bañez, como ya hemos dicho antes, ni entonces ni en ningún momento informó a los autores jubilados del nuevo criterio del Gobierno del PP, sobre la imposibilidad de percibir pensiones y derechos de autor, superiores al salario mínimo interprofesional anual.

Porque, por increíble que parezca, en España, a diferencia de los países de nuestro entorno, los autores jubilados no pueden percibir sus legítimos e irrenunciables derechos de autor en cuantía superior al salario mínimo anual, si perciben la pensión de jubilación, que suele estar generada en actividades distintas a las autorales, si embargo los propietarios jubilados de pisos sí pueden percibir los alquileres o los accionistas jubilados, los dividendos de sus acciones, o determinados profesionales liberales jubilados, pueden seguir ejerciendo su profesión a través de sus Colegios Profesionales y cobrando sus pensiones. Pelín agravio comparativo ¿no?

Por las mismas fechas, finales de 2014, según informó posteriormente el Jefe de la Inspección de Trabajo de la Comunidad de Madrid, hay una instrucción “…de arriba” a la Inspección para que se proceda a abrir expedientes a los creadores jubilados que percibieran pensiones y derechos de autor, en un montante anual superior al salario mínimo interprofesional, establecido en 9.172,80€. 

Se inician las inspecciones y un mismo subinspector manifiesta, por separado, a dos de los inspeccionados, nada más haber iniciado la instrucción de los expedientes, que no se les ocurra pagar las sanciones que se les impongan, que denuncien al INSS en lo contencioso laboral, “… que lo ganan ustedes seguro” (sic). Esto, antes de finalizar la instrucción de los expedientes…curioso ¿por qué sabía ya que iban a ser sancionados…Es de hacer notar que sería interesante poder comprobar el rumor que circula sobre si los Inspectores de Trabajo perciben un porcentaje de las sanciones que imponen.

Total, que, sin haber concluido el expediente sancionador, se obliga a dos de los inspeccionados a ser incluidos en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos; se les embargan de sus cuentas bancarias el montante mensual para pagar las cuotas de RETA, y se les deja de abonar la pensión, repito; sin estar aún concluidos los expedientes que se les ha abierto, contraviniendo lo estipulado en el Artículo 50 de nuestra Constitución.

A través de la entidades de colectivos autorales y de gestión de d

¿Te gusta esta página? Recomienda este sitio en tus redes sociales